868 048 245 – 661 53 19 52 gestion@ipitec.es

PI, o mejor conocida como propiedad intelectual, nos permite proteger los intangibles de nuestro negocio, otorgándonos un derecho exclusivo de uso y limitando a terceros que puedan usar o comercializar una marca o producto igual o similar. ¡Ah! que tu empresa es desarrolladora de tecnología software, pues la propiedad intelectual también te interesa.

Pero ¿Qué es la propiedad intelectual? Según la OMPI, organización mundial de la propiedad intelectual, ‘La propiedad intelectual se relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio’.

Por lo que la propiedad intelectual agrupa tanto, derechos de autor como patentes, marcas, diseños comerciales, indicaciones geográficas y secretos comerciales.

En 2019 la EUIPO (Oficina Europea de la Propiedad Industrial) realizó un estudio en las pymes europeas y se relevó que el 54% de las pymes presentaron beneficios después de hacer el registro de sus intangibles.

Y esto ¿A qué se debe?

Al registrar una marca o diseño para tu empresa, a nivel jurídico, adquieres unos derechos sobre la misma, otorgándote la exclusividad de uso y/o de explotación.

Por lo que a nivel comercial los efectos positivos que puede brindarnos son diversos, como, por ejemplo: mejorar nuestra imagen de marca, que no salgan copias o productos similares que puedan confundir a nuestros clientes, aumento del volumen de negocio, internacionalizar nuestra empresa y poder acceder a nuevos mercados…

Aunque hoy en día, todavía existen muchas empresas que no registran sus activos intangibles, esto se debe principalmente al desconocimiento del empresario o al esfuerzo económico que esto supone.

Al registrar un intangible, debemos pensar que se trata de una inversión a largo plazo, ya que al igual que puede crecer el valor de nuestra empresa, también puede hacerlo el valor de nuestros intangibles, el crecimiento de la empresa y de la marca es directamente proporcional esto se debe a que lo que realmente adquiere reputación, no es la empresa sino la marca. Por este motivo conviene registrarla lo antes posible, antes de que sea demasiado tarde.

Una de las tareas de las oficinas de propiedad industrial, Oficina Española de Patentes y Marcas, Oficina Europea de Propiedad Intelectual y también Oficina Internacional de Propiedad Intelectual, así como los agentes privados es tratar de concienciar de este hecho a las empresas de nueva creación que pueden descuidar en determinados momentos de sus inicios este tipo de activos.

En lo referido al coste económico, dependiendo del tipo de registro puede suponer una inversión irrisoria en cuanto al coste/beneficio. A modo de ejemplo, la tasa de registro de una marca en una clase, en España, es de 126,61€ y dura 10 años con posibilidad de renovación, por lo que nos saldría a poco más de 12€ al año. Si se quiere gestionar con una empresa especializada los costes pueden oscilar entre 300€ a 500€, suponiendo en este caso un coste mínimo para tener adecuadamente protegido activos fundamentales de las empresas.

Entonces, ¿Cómo puedo registrar mi marca o diseño? ¿Por dónde tengo que empezar?

Si no sabes como hacerlo o por dónde empezar, lo mejor es contactar con un profesional del sector para que nos asesore. Actualmente existen muchas asesorías expertas en la materia, ellos nos podrán asesorar e incluso gestionar nuestra solicitud de patente o registro.

Nosotros aconsejamos que se acuda a un especialista en la materia para que pueda guiar y analizar las necesidades de tu proyecto en esta etapa incipiente y asesorarte de forma acorde a tus propias necesidades.

¿A qué esperas? ¿Tienes alguna duda? No dudes en contactarnos.